Cómic: The Amazing Spider-man #1
Guión: Stan Lee
Dibujo: Steve Ditko
Entintado: Steve Ditko
Portada: Steve Ditko
Fecha de publicación: Marzo 1963
Edición española: Biblioteca Marvel: Spiderman #1/Spiderman de Lee & Ditko #1
Sinopsis: En la primera historia, Spiderman debe salvar al astronauta John Jameson. En la segunda historia, trata de unirse a los 4 Fantásticos y lucha con el Camaleón.
Notas: Primera aparición de J. Jonah Jameson, John Jameson y el Camaleón.

Reseña:

Una vez comprobado el éxito de su creación en el último número de Amazing Fantasy, Stan Lee decidió darle una colección propia. Una apuesta quizá un tanto arriesgada, puesto que la mayoría de héroes del momento vivían sus aventuras en series genéricas. Sea como fuere, Spiderman estrenaba título regular, y Lee decidió dar el pistoletazo de salida con no una, sino dos historias. Esta estructura abarcaría tan solo un número más, pasando a partir del #3 a ofrecer una única historia. Los dos relatos se dividían a su vez en varias partes, una práctica que Lee ya había llevado a cabo en series como Los 4 Fantásticos.

Primera historia, "Spiderman":

Stan Lee comienza de manera rotunda e innovadora la serie. En aquella época, no era nada común que los superhéroes fueran tomados como amenazas, y sin embargo, ya en la primera página (y en un dibujo meramente introductorio que no forma parte de la historia en sí), una serie de puños y dedos anónimos son alzados acusadoramente contra Spiderman, tachándolo a la vez de "rareza" y "amenaza pública", literalmente. Tan solo uno de los atacantes tenía rostro visible. Un personaje que no tardaría en convertirse en un icono de la mitología de Spiderman.

En las primeras páginas de la historia, se hace un resumen conciso de lo acontecido en el número que sirvió de debut al héroe, y se muestra su situación general, en ámbitos como el económico (con Peter llegando a pensar si debería convertirse en ladrón, algo impensable a día de hoy y que demuestra eficazmente que el personaje todavía estaba en los inicios de su carrera mostrando cierta ingenuidad) y el académico (siendo menospreciado por sus compañeros por su gusto por el estudio y las ciencias).

El resto de la primera parte de la historia muestra un nuevo golpe a Spiderman, cuando se ve incapaz de cobrar un cheque firmado con su nombre "artístico" y, al mismo tiempo, un artículo escrito por J. Jonah Jameson, editor del prestigioso periódico Daily Bugle, le tacha de amenaza, acabando con su carrera televisiva. Es en estas viñetas dónde Lee y Ditko nos muestran el aspecto y personalidad de Jameson, personaje fundamental en la historia de Spiderman, que apenas se ha visto afectado por el paso del tiempo, sin perder su frescura.

En la segunda parte, Peter asiste al despegue de un cohete en el cual el hijo de Jameson, John, viaja. John se nos presenta como un personaje no demasiado trabajado, y que ciertamente no cobraría mayor importancia y continuidad hasta años después, llegando a protagonizar sus propias historias en los 70.
El resto de la segunda parte y la tercera se centran en el rescate de la cápsula en la que viaja John por parte de Spiderman, para pesar de Jonah. En estas páginas Ditko nos muestra perfectamente cómo se desenvuelve en las escenas más "movidas". La historia finaliza con un Spiderman triunfante... aunque por poco tiempo. Jameson le acusa de sabotaje e infunde aún más el temor hacie el héroe entre la gente. De esta forma, Stan Lee demuestra cómo en apenas 14 páginas puede desmontar cualquier idea preconcebida que pudiera tener el lector nuevo, dotando de continuos reveses realistas las aventuras del héroe. Desde luego, si alguien esperaba un héroe invencible y que siempre ganaba, se había equivocado de serie.

Valoración: La historia supone una introducción rápida y eficaz al mundo de Spiderman. Se muestran todas sus características, se ve al héroe en acción, y se presenta a los Jameson, personajes bastante importantes. No veo razón para no darle la nota máxima, un 10.

Segunda historia, "Spiderman contra... ¡El Camaleón!":

En este segundo relato, Lee y Ditko deciden enfrentar a Spiderman con un villano, así como mostrar una de las señas de identidad del creciente Universo marvel, la idea de universo compartido. De esta manera, los 4 Fantásticos, los héroes con los que Lee dio inicio a la denominada Era Marvel junto al dibujante Jack Kirby, hacen acto de presencia en estas páginas.

Spiderman trata de unirse al cuarteto en el que es el primer encuentro oficial entre los héroes. El suceso, aunque corto, es ya mítico y una de las escenas más recordadas de esta primera etapa. Peter trata de infiltrarse en el Edificio Baxter, base de operaciones y hogar del grupo, para caer en una trampa diseñada para detener a los intrusos. Aunque Spidey logra zafarse, se enfrenta al cuarteto, al que pone en aprietos debido al factor sorpresa. Una vez finalizada la corta escaramuza, los 4 Fantásticos le hacen recapacitar sobre su idea, puesto que no reciben comisión alguna por su trabajo como héroes. Spiderman se marcha pensando que el grupo no es tan diferente al resto de la sociedad y le tratan igual.
Los enfrentamientos breves entre héroes eran uno de los recursos más utilizados por Lee en los primeros años de Marvel.

Como colofón de la historia y del número, entra en escena el Camaleón, primer supervillano presentado en la colección. Se nos presenta aquí como un maestro del disfraz capaz de suplantar a cualquier persona, como espía bajo las órdenes de los soviéticos tras el "telón de acero" (de nuevo, uno de los elementos recurrentes en los guiones de Stan Lee, las amenazas rojas o soviéticas).
A pesar de ser un personaje con cierto potencial, realiza aquí una serie de movimientos bastante irreales. Una vez decide suplantar a Spiderman, envía un mensaje en una frecuencia que solo "los sentidos" del héroe puede captar. Esto no tiene una explicación adjunta, por lo que el lector no llega a entender bien a qué se refiere Camaleón con esto. Quizá se trate de su sentido arácnido, se podría asumir. Pero, de ser así, ¿cómo logra Camaleón enviar un mensaje cifrado para ser interpretado por algo que no debería conocer en esos momentos? Lo más curioso es que su plan funciona, y Peter acude a una clara trampa, dónde el villano se hace pasar por él para cometer un robo. Spiderman debe encarar a la policía y detener al villano, que escapa en un helicóptero. Es entonces cuando podemos otra escena que, como mínimo, llama la atención, con Spiderman conduciendo una lancha motora (como si, aparentemente, hubiera nacido para ello) hasta alcanzar el helicóptero y el submarino soviético al que Camaleón debe entregar su botín. Finalmente, Spiderman logra capturar al villano, pero cuando lo entrega a la policía, este escapa y se hace pasar por uno de los agentes. A pesar de un apagón, y gracias al uso de su sentido arácnido, el héroe logra capturar de nuevo al villano... quien hace creer que está siendo atacado por el Camaleón disfrazado de Spiderman. Debido a esto, y aunque Camaleón es finalmente descubierto y capturado gracias a un jirón de ropa arrancado por Spiderman que revela la imitación de su traje, Peter huye desconsolado al ver que, a pesar de sus poderes, no logra resultados favorables. Un final agridulce, cómo Lee empezaba a costumbrar a hacer en casi todas las historias del arácnido. En la última viñeta, los 4 Fantásticos, y a su vez los lectores, sopesan qué será de Spiderman de ahora en adelante.

Valoración: Como ya he comentado, la primera parte es ya mítica y fundamental en la historia del Trepamuros. Stan Lee dejaba claro que Spiderman debía ser un superhéroe solitario. La segunda historia, a pesar de ser entretenida y presentar el primer supervillano de la serie, cuenta con diversos aspectos (ya comentados) que no dejan del todo satisfecho. Son, sin duda, errores menores, incluso justificables, pero no puedo evitar reducir la nota global a 9'5.

Nota: 10 (La media entre las dos historias, no da un 10, pero este número #1 es tan importante como el que más, y la visión general es excelente, y unos cuantos fallos no le arrebatan el 10).

3 comentarios

  1. MiRo // 7 de abril de 2008, 17:59  

    PUes en el segundo numero tambien note esos fallos, aun asi como mencionas no desmerecen un excelente numero, me extraña que no hayas comentado la portada :S
    saludos!!! te veo en segundos en el msn xD

  2. Doc Samson // 8 de abril de 2008, 11:06  

    Leyendo esta reseña se me viene a la cabeza el estropicio que hizo Byrne con su Spiderman: Año 1 en un intento de "mejorar" las historias originales, consiguiendo con ello uno de sus más sonoros batacazos.

    Más allá de esto, lo cierto es que a mí estos primeros números de la serie se me hacen algo pesados, y no es, hasta pasados unos meses, cuando Lee y Ditko le cogen definitivamente el pulso al personaje.

  3. Tildoras // 15 de junio de 2008, 5:17  

    Vamos a ver. A veces nos dejamos influenciar por el romanticismo de la nostalgia y esto no nos deja ver las cosas bien porque sencillamente si las viesemos bien romperíamos la magia de lo que estamos recordando.

    Este comic es un comic malo. Ditko es un dibujante acartonado y el argumento del comic es MUY malo, lleno de situaciones increibles (incluso con suspensión de la incredulidad) como es ese Camaleón que tiene disfrazes para cualquiera o esa señal que lanza hacia el sentido arácnido de Spiderman y que tú mismo reseñas que no es nada creible. Cuando el comic es malo es malo y punto, se dice y no pasa nada. Tengamos un poco de personalidad.

    Spiderman es un gran personaje pero a la larga, debido a los muchos aportes de muchos autores, no necesariamente a los guiones e ideas de Stan Lee, que solian chirriar constantemente.